Menú principal

lunes, 21 de febrero de 2022

Haz patria, mata a un (periodista)

Seguramente se han de acordar ustedes de aquella frase: “Haz patria, mata un chilango”. También se han de acordar del sismo de 1985, cuando cientos de capitalinos se mudaron hacia distintos estados del país en busca de una nueva vida. 

Muchos se fueron a Jalisco, donde causaron bastantes molestias a los residentes, ya que alteraron su ritmo de vida.

A partir de esos cambios de residencia, comenzaron a salir chistes y frases contra los habitantes de la ciudad de México; una de ellas fue “haz patria, mata un chilango”. Esto significó para muchos censurar la cultura capitalina. En una escuela primaria de Hermosillo, Sonora, mataron a golpes a un niño originario del entonces Distrito Federal. Ante eso nadie dijo nada. Los diarios estatales y nacionales ignoraron el infanticidio y la xenofobia.

La frase contra los chilangos creó en mucha gente una discriminación violenta hacia quienes consideraban como diferentes o peligrosos.

Les relato esto como ejemplo de lo que han causado las palabras del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, contra los periodistas de todo el país. Todas las mañanas hablar en contra de los periodistas, es como las pintas que se veían en las paredes de muchos edificios en contra de los chilangos. Hoy no se trata de matar a un chilango, sino a un periodista. El poder de las palabras del presidente se han hecho tangibles.

Calificar a los periodistas todos los días como viles, mafia, golpeadores, hampa del periodismo, chayoteros, prensa fifí, son de lo peor, maiceados, conservadores, deshonestos, hipócritas y otro montón de insultos, sus seguidores lo toman como parte de las reglas morales de la 4T.

Ante la ofensiva diaria de López Obrador contra la prensa, los organismos internacionales tienen puestos los ojos sobre nuestro país. Gracias a esa acometida mañanera, México se ha convertido en el país más peligroso para ejercer el oficio.

Como López Obrador es un hombre de ocurrencias, un día se le prendió el foco para hacer un espacio de “las mentiras de la semana”. Desde ahí, una mujer que no sabe leer, como lo afirmó Obrador, hace ataques individualizados, lo que multiplica el odio hacia los medios.

Todos los días en las mañaneras, Obrador atenta contra la libertad de expresión, y contra los periodistas de manera directa.

Como el gobierno de la 4T no haya como parar la verdad sobre la ineptitud de este gobierno, prefiere decir que la prensa miente, que se prostituye, que es sicaria, entre otras ofensas, y con ello predispone a sus seguidores para que estos vean a los periodistas como peligrosos y… los maten. Cinco periodistas han sido asesinados en nuestro país en este año.

Obrador sabe que al picar piedra todos los días, llegará el momento que afectará la libertad de expresión, la pluralidad mediática y el derecho a informar y ser informado.

Los periodistas ya comenzamos a manifestarnos casi en todo el país, ante su abuso de poder. Él no va a parar con su intimidación, hasta que llegue al corazón de todas las libertades civiles que es la libertad de expresión.

Va a ser muy difícil que el presidente reconozca que con sus palabras está afectando a la libertad de expresión. Si los periodistas no logramos nada, usted, que nos lee todos los días, usted que nos escucha o que nos ve, también perderá el derecho a informarse y ser informado.

No sólo Obrador está luchando contra los medios, también muchos gobernadores, a quienes poco les importa los riesgos que corre un reportero. En nuestra entidad, lo que diga Murat en favor de los comunicadores, será difícil de creerle.

 

https://bio.cgmarketing.mx/horaciocorro/

jueves, 17 de febrero de 2022

Quién se cree que es Pablo Crespo de la Concha

Cuando se enferma la mente de un individuo, pero principalmente la de un funcionario, también puede enfermar la mente de su sociedad. Por ejemplo, si esta persona, si este funcionario es adicto al alcohol o a la pornografía, etcétera, puede contagiar a su colectivo también.

Este personaje de mente enferma, regularmente se aferra a sus creencias y
descalifica, sin más, a quien lo contradiga porque siempre cree ser el único que posee la verdad absoluta y, por lo tanto, trata de imponerla a como dé lugar.

Sin darse cuenta, adquiere ciertas normas, valores, hábitos de pensar o de actuar, y a quienes dirige sus palabras o discursos, provoca sufrimiento, dolencia y puede que, hasta la muerte, sin que éste tenga conciencia de su naturaleza patológica.

El psicólogo francés Pierre Weil, le da el nombre a este caso de “normosis”. La normosis es un conjunto de normas que se ajustan a la realidad social como la “patriarcal”, que “invisibiliza” o “descalifica” lo femenino, y trata de someterlo a la fuerza desde su errónea interpretación de lo masculino.

La normosis patriarcal se basan en la violencia de género y esto le permite reproducir una y otra vez injusticias y discriminación.

Supongo que en este punto del texto muchos están viendo a Pablo Crespo de la Concha, el Regidor de seguridad pública y movilidad urbana, quien, desde las sesiones ordinarias y extraordinarias de cabildo del ayuntamiento de Huajuapan de León, ha emitido una serie de definiciones en contra de las regidoras, principalmente.

Crespo de la Concha, dijo, por ejemplo, que los síndicos no tienen la calidad para emitir resoluciones porque carecen de cédula profesional de abogados. Con esta manifestación, el regidor destila superioridad sobre cualquiera que emita una opinión si no ha pasado antes por una carrera afín al derecho.

En estas palabras casi casi les dijo “burros” a los síndicos integrantes de la Comisión de reglamentos por no tener cédula de abogados, y además, calificó a la Comisión “todopoderosa”. Aquí volvió a remarcar su superioridad frente a ellos.

Pero lo que son las cosas, en la anterior administración municipal, la de Juanita Cruz Cruz, él, como síndico, nunca se atrevió a llamar a la presidenta “incapaz” o “tonta” por no contar con ningún título profesional a pesar de que ella firmaba documentos con el título de “licenciada”. Pero lo que hacía el entonces exsíndico, después de la participación de cada regidor, le explicaba a la presidenta, con manzanitas a lo que acababa de decir el participante.

El 11 de este mes de febrero, en sesión extraordinaria de cabildo, Pablo Crespo abandonó la sala bajo el argumento de que el tema que se estaba tratando no era un asunto urgente, y que se sentía agraviado porque los concejales no sabían conducir la sesión (siempre su superioridad frente a todos), y que, por tal motivo, él y su compañera María de los Ángeles Abad, abandonaban la reunión. Ni siquiera le dio oportunidad a ella de expresar sus motivos de su retiro. Lo que hizo Pablo, fue levantarla de su silla, y sacarla de la sala. Eso fue violencia de género. Pero que tal, se demostró asimismo que ella tiene que hacer lo que él le mande.

No recuerdo ningún otro caso en la entidad oaxaqueña, donde los regidores, por mayoría, hayan firmado contra uno de los integrantes del cabildo por ejercer violencia de género. Si no hubiera sido por el trabajo de la Regidora de derechos humanos igualdad de género y participación ciudadana, Gloria Naxhiely Estrada Bautista, no nos hubiéramos enterado de lo que sucede al interior de ese ayuntamiento.

No vaya decir alguien por ahí, que lo sucedido en esas sesiones ha sido un caso aislado. Muchos han de recordar cuando en la administración pasada, Pablo Crespo, aseguró que de las familias disfuncionales salen los delincuentes. Que ingerir bebidas embriagantes comienza a florecer la delincuencia. Que en los cinturones de miseria es donde se dedican a los actos vandálicos. Así, este regidor trae la violencia, su normosis, a flor de piel.

 

https://bio.cgmarketing.mx/horaciocorro/

miércoles, 2 de febrero de 2022

Delincuencia solapada por la Fiscalía del Estado

En todas partes hay delincuentes de a de veras y delincuente de a mentiritas, pero ambos buscan sorprender.

La delincuencia es un problema para la sociedad por dos razones: el delito y el daño que éste genera a sus víctimas, a los familiares y a la sociedad en su conjunto. A esto habrá que agregarle el miedo y la inseguridad que produce en todos los que se hallan alrededor.

Cuando la gente siente que vive en medio de inseguridad, cambia su comportamiento. Nadie quiere ser víctima de la delincuencia por eso su conducta o sus costumbres las modifica. Pero este proceder no se queda aquí, ojalá así fuera, porque sin proponérselo, se reduce la productividad y se frena el desarrollo.

Muchas veces, cuando una persona se siente insegura, se distancia de las autoridades porque desconfía de la capacidad de estas. Ante esta situación, en ciertas ocasiones trata de lograr justicia por su propia mano.

La delincuencia, real o ficticia, produce miedo y el miedo frena el desarrollo económico.

La inseguridad por la delincuencia es más alta en ciertos municipios, sin embargo, en algunos de estos, la provocan las mismas autoridades encargadas de combatirla.

Un caso de estos se presentó en la ciudad de Huajuapan de León: Un empresario de ese lugar confío en la Vicefiscalía y presentó una denuncia por robo y despojo. Un rato después de eso, recibe una amenaza por mensaje de texto, ya que alguien de esa oficina filtró la información a la parte contraria.

El empresario, con tal de encontrar respaldo en la autoridad, le reenvía la amenaza a la Vicefiscal Hilda Cabrera Dominguez, quien con notoria indiferencia le responde: “voy a ver”.

Si no mal recuerdo, cuando ella tomó la responsabilidad de la Vicefiscalía en Huajuapan, tuvo una reunión con los empresarios de la región a quienes les dijo que todo iba a cambiar para bien, sin embargo, el empresario que levantó su querella ante las amenazas, ella le dijo: “voy a ver”.

El voy a ver, posiblemente signifique para ella, permitir que del edificio salga la información hacia la delincuencia. Una cosa es que puedan enseñar la carpeta de investigación, y otra cosa muy distinta es dar a conocer cómo va la investigación. Pero por esa fuga de información, hoy corren el riesgo los demandantes, los que confiaron en la Vicefiscalía Regional de Huajuapan.

Sería bueno saber hasta dónde está metida Cabrera Dominguez, cuando aseguran los delincuentes que tienen comprada a la gente de la Fiscalía, incluyendo al mismo Fiscal, Arturo Peimbert Calvo, pasando por ministerios públicos, peritos, y policías.

Aunque no lo crean, la Vicefiscalía tiene publicados sus valores, y dentro de sus objetivos, está la de “asegurar a la sociedad resultados confiables ante sus exigencias”, pero ante los hechos comentados aquí, parece que se desdice.

Su misión, es la “procuración de justicia transparente”. Posiblemente sea tan transparente que se les coló la información hacia la delincuencia.

Y, su visión, es la de contar con “personal profesional y capacitado para satisfacer las demandas de procuración de justicia”. ¿Satisfacer a quién, a la ciudadanía o la delincuencia? ¿Procuración de justicia, para quién?

Seguramente la Vicefiscal, Hilda Cabrera Dominguez, responda a este tema con un TiKTok. Al fiscal, Arturo Peimbert, no se le puede pedir que responda, ya que, como sabemos todos, él no vive en la entidad oaxaqueña.

https://bio.cgmarketing.mx/horaciocorro/


miércoles, 12 de enero de 2022

El hidalgo Crespo de la Concha

En la España feudal todos soñaban con ser “hidalgos”, que literalmente quiere decir “hijo de algo”. Esta posición era como un pasaporte a los privilegios inmerecidos, a la manutención con cargo del erario.

La manada de distinguidos y rabiosos conquistadores, aprovecharon la lejanía que lo separaba del reino de España para proclamarse como hidalgos sin ninguna legitimidad ni esfuerzo ni por méritos propios ni por intelecto. Ellos querían ser o parecer “hijo de alguien”. De allí viene eso de “usted no sabe quién soy yo”.

Han pasado los años, y uno esperaría la desaparición de ese valor mal entendido, pero resulta que no es así. En esta administración municipal de Huajuapan, la que encabeza Luis de León Martínez, se acentúa con más fuerza por aquellos que reclaman privilegios inmerecidos.

Me refiero al exsíndico municipal Pablo Crespo de la Concha, hoy Regidor de Seguridad Pública y Movilidad Urbana, quien ayer utilizó a los medios para que lo fotografiaran al inaugurar su oficina bajo el portal del palacio municipal, sólo porque no le han asignado un espacio físico a 11 días de esta administración.

Una vez más su protagonismo le ganó, pero no fue para presumir el desarrollo de su tarea, sino para que el pueblo vea su victimización por no tener un espacio.

No se puede pasar por alto que, este mismo personaje hizo toda clase de maromas para acomodarse a la sombra del poder del gobierno de Juanita Cruz.

Hoy busca presionar ante el hecho de no haber recibido prebendas, encomiendas, cargos o privilegios, que es el sueño de todo buen hidalgo.

Sin embargo, a 11 días, no ofrecido una propuesta, un programa, o una hilvanada donde nos diga cómo enfrentar la seguridad y la vialidad en el municipio.

Si Pablo quiere trascender, desde el primer minuto de la toma de protesta, debió ponerse a trabajar y no buscar pretextos para no hacerlo. Su acción de ayer pinta que nada satisfactorio hará por Huajuapan.

Sus prioridades son muy claras: tener oficina de lujo, y secretarias de buenas proporciones físicoatléticas. Su responsabilidad que es la seguridad y la vialidad no parecen estar en la lista de temas importantes para su regiduría.

Ojalá su petición o su berrinche no sea respondido, sino hasta que demuestre que quiere trabajar. Sería bueno que en el cabildo le deletrearan sus tareas, esas que nunca atendió como síndico de procuración de justicia.

No hay que olvidar que en su anterior responsabilidad se incrementaron los robos de autos, robos a casa habitación, asaltos y robos a negocios, violaciones, secuestros, desapariciones forzadas, y solo utilizó la policía para sus fines personales y de sus cuates.

Además, su nulo esfuerzo, lo llevó a ocultar a la delincuencia. El ejemplo más cercano es el encubrimiento a los agresivos maleantes encabezados por Pedro Silva Salazar, la noche de los balazos bajo el portal municipal.

Primero que dé resultados y luego exija. Si de veras quiere servir a Huajuapan, lo puede hacer desde cualquier rincón, pero con estos datos, es claro que Crespo de la Concha no tiene compromiso con el pueblo.

Crespo de la Concha no cambia ni cambiará, su protagonismo siempre va delante de él. Hace algunos ayeres todavía decía: “¡me acabaron de decir que me parezco a Luis Miguel!”.

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro 

horaciocorro@gmail.com

jueves, 9 de diciembre de 2021

Si el sindicato de Juanita se aprueba, Huajuapan será burlado

Lo que terminó en detonaciones de armas de fuego, machetes, piedras y agresión a periodistas, comenzó desde las 10:00 de la mañana en el palacio municipal de Huajuapan de León, allí, donde gobierna Juanita Cruz Cruz. 

Desde el martes, en sesión de cabildo extraordinaria, los trabajadores sindicalizados del ayuntamiento pidieron la participación en la misma, pero el secretario municipal se los negó por propia decisión.

Ayer miércoles, los sindicalizados comenzaron a ingresar al palacio poco a poco y, en sesión ordinaria de cabildo, pidieron la palabra de forma ordenada para mostrar un documento y el cabildo supiera de que Juanita Cruz, expidió un contrato donde dice que un grupo de 180 trabajadores está contratado con base permanente desde el 2019.

Ese descubrimiento público le molesta a la presidenta municipal y se retira del lugar. Así que los integrantes del sindicato acordonan las puertas del edificio. Nadie entra ni nadie sale. Después de media hora se instala una mesa de diálogo. Esa reunión dura cerca de cinco horas.

Como a las 4:00 de la tarde, anuncia Juanita a través del secretario municipal, que ya estaba lista la minuta, y que lo único que faltaba, era firmarla del sindicato porque ya estaba todo acordado. Después de las 7:00 de la noche se sigue hablando de la minuta. Las mujeres de confianza están sin comer y sin ver a sus hijos. Afortunadamente algunos regidores logran que los del sindicato permitan dejar salir a esas mujeres a la calle.

Cuando el sindicato y Juanita revisan la minuta y llegan al punto 5, los trabajadores le piden que eche abajo ese número. Juanita dice que no porque, según, ya había habido un acuerdo, y que, si no lo aceptaban, el acuerdo era que no había acuerdo.

En ese momento los trabajadores sindicalizados muestran un documento que descubre el fondo del asunto: un contrato de 180 trabajadores con contrato de base de forma permanente.

Lo curioso es que Juanita se basa en la ley de servicio de prestadores sociales del municipio de la ciudad de Oaxaca de Juárez, cuando en Huajuapan no se puede aplicar un articulado de otro municipio. Además, la presidenta de este municipio, no tiene facultades para dar contratos de base, la facultad la tienen los mismos sindicalizados.

Pero como a Juanita no se le da eso del diálogo, prefirió salirse de la sala.

Mientras esto sucedía al interior del edificio, al exterior, en la calle, se acercaba el esposo de la presidenta municipal, Pedro Silva Salazar, con gente que llevaba en las manos piedras, palos, machetes y armas de fuego. La mayoría era de la Colonia Volcanes e integrantes de Catem.

Desde luego que todo esto estaba coordinado: la policía municipal comenzó a mover con grúas los camiones municipales que bloqueaban las calles del primer cuadro de la ciudad.

El grupo de choque comandado por Silva Salazar, comenzó a arrojar todo lo que llevaban en las manos contra los sindicalizados, y la prensa, principalmente.

Este grupo de choque comienza a lanzar cohetones para que la prensa no se acercara ni pudiera tomar fotografías por donde sacaron a Juanita Cruz del edificio. Una camioneta blanca la recogió media cuadra adelante.

Cuando la presidenta municipal se retira, el esposo de ésta, Pedro Silva, da la orden para que el grupo de choque que él llevó, persiguieran a los periodistas incómodos, principalmente al periodista Paco Ortiz, quien pudo refugiarse dentro de un hotel, ya que los policías municipales lo dejaron a su suerte para que los jóvenes agresivos lo golpearan.  

Otra persona de nombre Gaby Acevedo, que estaba transmitiendo en vivo, también fue pateada en la espalda por órdenes del esposo de la presidenta.

Todo este escándalo se debió a un documento que Juanita Cruz se negó a quitar el punto número 5.

Cruz Cruz, tiene la facultad de contratar personal, pero no de darles base en forma permanente.

Con esto, lo que Juanita está haciendo, es ganar tiempo para que la Junta de Conciliación y Arbitraje, apruebe la creación de un nuevo sindicato con 180 personas, muchas de éstas, familiares de ella y de otros funcionarios municipales.

¿Cuál es el fondo de todo esto? Quiere que este sindicato prospere y estos sindicalizados operen desde adentro a través de ella. De alguna manera, ella seguiría gobernando desde afuera.

Juanita perdió la reelección por un amplio margen de votos. El perder, la sociedad le dijo: ya vete y llévate a tu familia, a tu esposo, a tus ahijados y demás familiares.

Pero si Conciliación y Arbitraje aprueba el sindicato de Juanita, el electorado de Huajuapan sería burlado. El sindicato sería el caballo de Troya. Juanita estaría gobernando desde afuera.

Lo que sucedió anoche, es una clara muestra de que Pedro Silva Salazar, quiere seguir gobernando el municipio a punta de pistola.

Nunca en la historia de Huajuapan había habido balazos frente a palacio, bajo la complacencia de la policía municipal y de la Guardia Nacional; y lo peor, estas agresiones fueron de Juanita hacia sus mismos trabajadores y contra los comunicadores incómodos.

Ella tuvo la oportunidad de terminar su trienio de una forma regular, a pesar de sus asegunes, pero desgraciadamente, lo acabó de ensuciar con esto último.

Mañana viernes va a ser su tercer informe de gobierno, y seguramente, va a hablar del número de balazos que hubo frente a la casa que ella gobierna. O posiblemente, diga la cantidad de dinero que le pagó a los habitantes de la Colonia Volcanes para que llegaran a agredir a los trabajadores del ayuntamiento que ella está gobernando.

A Juanita Cruz Cruz, se le va a recordar por lo del hackeo, y por los balazos que ella y su marido contrataron.

Lo alarmante en este caso, es que la Guardia Nacional no intervino a pesar de que los jefes se encontraban dentro de un restaurant a unos cuantos pasos de las detonaciones de arma de fuego. No lo hicieron porque Juanita les da un dinero para que ellos paguen la renta del hotel donde toda la Guardia se encuentra hospedada. Ese hotel es el cuartel de la Guardia Nacional.

No cabe duda que la corrupción ha penetrado a estos sectores.

Seguramente hoy, Huajuapan no va a tener ningún servicio como es limpia, agua o etcétera.

La gente de Juanita dice que este movimiento es político, pero no pueden explicar por qué dicen que es político.

Si ellos aseguran que es político porque se quiere crear un nuevo sindicato, el mismo hecho es un acto político. Así pues, el tema fabricado por Juanita es político.

Actualmente hay 145 sindicalizados. El nuevo sindicato que espera se lo aprueben, estaría integrado por 180 sindicalizados.

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro